Search Our Site

http://www.internationalconservation.org/images/blogs/cites-hunting.jpg

Esta semana, los 183 países que son parte en la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) concluyeron la 17ª Reunión de la Conferencia de las Partes, celebrada en Johannesburgo, Sudáfrica. Las partes adoptaron varias resoluciones importantes, comprometiéndose a abordar cuestiones fundamentales en el corazón de la crisis del tráfico de vida silvestre. Entre estas, las partes por unanimidad, resolvieron que “el buen manejo y la caza deportiva sostenible es coherente y contribuye a la conservación de las especies, ya que ofrece oportunidades de sustento para las comunidades rurales e incentivos para la conservación del hábitat, y genera beneficios que pueden ser invertidos para fines de la conservación".

Concretamente, esta resolución recomienda que la caza deportiva produce beneficios para la comunidad, así como beneficios para la conservación de especies en cuestión. Asimismo, se reafirman las normas con las que se llevan a cabo las actividades de caza deportiva.


Haga clic aquí para leer la resolución..


En África, la caza sostenible está vinculado a la propiedad de la tierra. Hay evidencia que sugiere que las mayores oportunidades económicas están relacionadas con la vida silvestre, es decir, aumentó de la tierra (y la vida silvestre), derechos de propiedad, y una correlación positiva con la salud de las poblaciones silvestres.

Namibia es un buen ejemplo; después de la independencia, en los primeros años de la década de 1990, Namibia otorgaba a sus comunidades el poder para crear zonas de conservación. Desde ese momento, las poblaciones de fauna silvestre en Namibia han prosperado. Según el Ministro de Medio Ambiente y Turismo de Namibia, Pohamba Shifeta, existen actualmente 82 centros de conservación de la comunidad a las que el gobierno ha otorgado derechos de propiedad de la vida silvestre. En 2014, alrededor de 6 millones de dólares fueron generados para las comunidades del Programa de la Gestión de los Recursos Naturales Basados en la Comunidad. Cuarenta por ciento del ingreso directo de las comunidades provenían de la caza deportiva. Los beneficios de la propiedad de vida silvestre se extienden más allá de las conservaciones comunitarias en Namibia, donde la caza sostenible en tierras privadas también ha conducido a un aumento de tamaño de la población en caza. Comparativamente, en Kenya, que ha tomado una postura dura contra la caza, las poblaciones silvestres han ido en extrema decadencia desde finales de la década de 1970.


Si bien hay un debate constante que el exitoso modelo de conservación en Namibia puede ser replicado en otras partes del África subsahariana, esta semana la resolución de la CITES sobre la caza deportiva indica que los países al menos deben reconocer el impacto positivo que puede tener la caza sostenible para el desarrollo socioeconómico y la conservación de la vida silvestre.


logo
25786 Georgetown Station
Washington, D.C. 20027-8786

202-471-4222
hq@internationalconservation.org